Cuando la enfermedad te sana

Meditaciones del día

hoja arrastrada río enfermedad que sana

La mayor parte de nosotros, vivimos a un ritmo trepidante…  Más que vivir, somos vividos…  Arrastrados por los acontecimientos, vamos golpeando por las laderas del día a día como una inerte hoja arrastrada por el fuerte caudal de un río.  No tenemos tiempo, ni tan siquiera, de mirar a nuestro alrededor y descubrir cuál es nuestra triste situación.  No encontramos el momento de pararnos, de contemplar, de reflexionar, de meditar…  Por eso, en ocasiones, la enfermedad resulta sanadora.  Así lo dice Nietzsche, creo que con razón: “Puede suceder que el enfermo acostado en su lecho descubra que el resto del tiempo está enfermo de su trabajo, de sus problemas o de sus relaciones sociales, y que ha perdido toda conciencia de sí: esa sabiduría se la proporciona el ocio al que le obliga su enfermedad”, un ocio al que normalmente hemos banalizado en nuestra rutina cotidiana, llenándolo de una…

Ver la entrada original 259 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s